Casi sin tiempo después de Zegama el corredor se desplazaba a Madrid para unos compromisos publicitarios y de paso iba invitado a uno de los programas más divertidos de la Televisión.

La Resistencia, genialmente conducida por David Broncano.