Ezcaray, La Rioja Alta. Existe una pequeña y preciosa localidad que el 28 de septiembre nos mostrará algunos de los lugares más preciosos de esa comarca riojana que nunca deja de sorprendernos. Una ultra de nuevo formato, de esas cortas y un trail de 23 y una promo de 12 acercan a Ezcaray mas de 600 corredores para disfrutar de su exquisita gastronomía y de un pueblo con una arquitectura tallada con  mimo donde su línea de salida y meta está enclavada en la plaza central en un ambiente único.

En su 5ª edición es de las pocas carreras que van en un ascenso meteórico y el año pasado logró meter a 600 corredores para descubrir las delicias de la Sierra de la Demanda, pero sobre todo el paso por esas aldeas de ensueño, muchas de ellas ya abandonadas que conservan la arquitectura y las formas de sus cabañas muchas de ellas intactas y que dotan de color las inmensas manchas boscosas.

La carrera este año cambia varios aspectos de la misma para incluir un kilómetro vertical desde la aldea abandonada de Altuzarra hasta la cima del Cotero donde empieza una peregrinación de 5 dosmiles que introducirán al corredor en una atmósfera de media, alta montaña antes de comenzar el descenso hasta Ezcaray.

 

Después de tres años yendo y conociendo su recorrido, echaré de menos el paso por la aldea de Turza o ese ascenso a la estación de Ezcaray por el barranco de los 7 puentes que me dejó prendado de la zona. Pero ya sé de buena tinta que los cambios hechos por la organización dejarán un buen poso en las piernas de los participantes. Conociendo a Marco Valgañón, algún escondrijo se sacará de la chistera.

San Antón, Ayabarrena, Posadas, Altuzarra, Urdanta o Silbarrena son algunos de esos pequeños poblados, algunos totalmente abandonados , por donde pasa la carrera y que invita a tomarse unos segundos de relax para ver cómo era posible la vida allí hace años. Para no perder detalle en sus casas y sus huertos interiores. Es una delicia para la vista.

Otro de los detalles es la organización, que cuida con mimo a sus corredores y que se empeña en  mostrar su tierra con mucho tacto. Marco Valgañón está al frente de la dirección deportiva bien arropado por un grupo humano que se desvive y por el amplio elenco de Los amigos de Ezcaray, un colectivo que en la primera edición celebraba los 25 años de su fundación. Famosas en Ezcaray son sus jornadas micológicas, La travesía de Ezcaray que junta a más de 1500 personas, La marcha de BTT y el festival de magia que inunda La preciosa localidad de Ezcaray durante 3 días.

Y otro de los puntos a tener en cuenta es Ezcaray en sí. La meta está enclavada en el quiosco antiguo en el medio de una plaza rodeada de bares que dotan a la carrera de un ambiente único, doy buena fe de ello. Cada bar o cafetería tiene una amplia variedad de pinchos que invitan a no correr y tomar el vermú……. 😉 

Calles estrechas, varias plazas y un gran surtido de alojamientos rurales invitan  a un fin de semana de cuento. 55km con 2800 positivos, 23km con 1430 positivos o su marcha de 12 km son la excusa perfecta para olvidarnos de todo y pasar el fin de semana en una tierra regada por el vino y la naturaleza…..se puede pedir más……….

 

Gobitu Bode